AMPGYL

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué está pasando en mi familia // entorno?

Alguien a quien quieres, puede ser tu hijx, hermanx, o incluso tu sobrinx, ha descubierto algo muy importante sobre su vida. En este momento necesita, y puede que quiera, compartirlo con vosotros. Está revelando algo fundamental, el que será el principio de un trayecto marcado por el amor y el aprendizaje.

Habéis empezado un proceso que no tiene vuelta atrás y que os llevará a a crecer, individualmente y como familia. Este camino siempre implica un progreso, un salto hacia adelante en nuestras vidas.

En este proceso, que ahora iniciáis, es fundamental el acompañamiento. Hay familias que se ven abocadas a una actitud de rechazo del hijx; otras optan por el silencio, otras por una aceptación aparente o por un "no pasa nada".

Debemos abrir nuestras mentes para cambiar de perspectiva y comprender la necesidad de una correcta protección y acompañamiento durante este proceso. Desde nuestra experiencia en AMPGYL entendemos que el amor a nuestrxs hijxs, así como la confusión ante las dificultades que puedan surgir, son los elementos claves para una evolución favorable de nuestras vidas, así como para enriquecernos como personas, y familias, durante el trayecto.

¿Es culpa mía?

NO. En este contexto no hay culpables ni inocentes, tan sólo hay personas que tratan de afrontar, gestionar y resolver los conflictos que la vida nos plantea.

Es frecuente observar que las familias tendemos a culparnos cuando nuestrxs hijxs no cumplen las expectativas que nos habíamos formado al respecto: cuando no quieren realizar unos estudios universitarios determinados, cuando comentan que les gustaría dedicarse a una profesión artística, cuando les presentan una pareja que consideran inapropiada, o cuando les revelan que son una persona LGTB.

¿Habría que informar a otros familiares y amigos?

NO, informar ¿de qué? En todos los casos, la única persona que tiene derecho a proporcionar información es la persona implicada: nadie más.

En general, antes de dar una noticia, deberíamos pasarla por tres filtros:

  1. ¿Es verdad?
  2. ¿Beneficia a alguien?
  3. ¿Es de alguna utilidad?

Si la información que pretendemos dar no pasa estos tres filtros, es preferible el silencio.Hay que tener en cuenta que una información inapropiada puede generar confusión, rabia, tristeza, malestar y miedo.

¿Qué puedo hacer?

La respuesta depende de nuestras intenciones.

  1. Si queremos ayudar, lo único que podemos hacer es acompañar, apoyar, mostrar nuestro afecto y amor incondicional.
  2. Si nos dejamos llevar por las normas y prejuicios tal vez juzguemos, rechacemos o excluyamos de nuestro entorno.

No me causa ningún problema que mi hijx sea una persona LGTB

¿De verdad?Responde con sinceridad a las siguientes preguntas y sabrás si tienes algún problema

  1. ¿Sientes incomodidad cuando tu hijx lleva a su pareja o a sus amigxs a casa?
  2. ¿Te avergüenzas de que lleve a la vista un pin alusivo o pegatinas con la bandera LGTBIQ+?
  3. ¿Te molesta la idea de unas prácticas sexuales que no sean entre hombre y mujer?
  4. ¿Censuras que tu hijx quiera casarse con su pareja?
  5. ¿Te disgustan las palabras, lesbiana, gay, trans* o bisexual?
  6. ¿Te inquieta estar en presencia de personas LGTB?
  7. ¿Sientes rechazo ante la posibilidad de ver una película de temática LGTB en compañía de tu hijx?
  8. ¿Consideras una "frivolidad" la celebración del día del "Orgullo LGTBIQ+"?
  9. ¿Te ofende la “pluma” de tu hijx?
  10. ¿Piensas que las personas LGTB no deberían tener hijxs?
  11. ¿Crees que lxs hijxs de las personas LGTB acabarán siendo personas LGTB?

Si has contestado a cualquiera de las preguntas anteriores, es que tienes algún problema con ello.

¿Mi hijx será objeto de marginación o agresiones?

Esta es la primera causa de angustia entre las familias. La respuesta es sí, pero esta situación es la que nos motiva, y orienta, para hacer frente a la sociedad en la que vivimos. Esta exclusión y marginación, marcada por unos aprendizajes heredados, nos motiva a buscar ayuda. Nuestro objetivo final es hacer de nuestro entorno un espacio seguro para nuestrxs hijxs. Lo primero que tenemos que aprender es cómo acompañar y amar en el camino. Buscar una mano amiga y seguir los pasos de aquellxs que caminaron antes que nosotrxs.

Desde AMPGYL llevamos más de 20 años caminando de la mano para hacer de este mundo un lugar más seguro para nuestrxs hijxs. Durante estos años, y a través de nuestras propias vivencias, hemos podido adquirir múltiples herramientas con las acompañar y disolver nuestras angustias desde el reconocimiento del otro y el empoderamiento como familias.

No estáis solxs, nuestra labor es acoger, escuchar, compartir y ayudar a no silenciar los sentimientos. Mirar hacia otro lado no es la solución ¿nos acompañas?

ÚLTIMAS NOTICIAS

Entrevista a Kal Antón

13 julio 2021

FAMILIAS CON ORGULLO

25 junio 2021

AVISO LEGALPOLÍTICA DE COOKIESPOLÍTICA DE PRIVACIDAD